Picasso’s Last Words…

Estaba tratando actualizar mi lista de películas en Bazuca, para encontrar la de Adam Sandler, esa de los cuentos que se hacen realidad. Me metí a los estrenos de Julio, a ver si estaba ahí. No estaba, pero lo primero que apareció fue la película “La última vez que vi a mi padre”. Justo el día que se cumple un año de la muerte de mi papá…

Me quedé pensando cuándo fue el último día que lo vi. Fue cuando nos tocaba el juicio por pensión alimenticia, en el Juzgado de San Antonio. Después de que se aplazó la audiencia como mil veces, de cambios de jueces y cosas medias oscuras, llegó el día en que se fijaría el monto final. Misteriosamente, una vez más, se habían equivocado en la fecha y sala, y todo anulado. En menos de 5 minutos, mi papá y su abogado ya se habían esfumado. Hacía tiempo que ya no nos hablábamos, desde que le hice la demanda. Esa fue la última vez que lo vi. En Septiembre de 2007.

Cuando cayó enfermo el año pasado, llamó a mi hermano llorando para contarle. Pero conmigo no habló. Se puso bien por unos días, pero recayó como a la semana. Fue grave, lo llevaron a Valparaíso. No se como, mi tía consiguió un teléfono fijo que quedaba al lado de su cama, en el hospital. Mi mamá me llamó y me dio el número. Me di como mil vueltas antes de tomar el celular y llamar.

Después que el tipo que contestó me retó por llamar —“esto no es un  teléfono público” me dijo— le preguntaron si se sentía bien para hablar. Tomó el teléfono y lo escuché mal. Hablaba apenas, pero me dijo que me quería mucho y que no me guardaba rencor. Yo quise decirle “mish, soy yo la que debería decir eso”, pero no quise herir sus sentimientos con una broma. Quisiéramos o no, ambos sabíamos que podía ser la última vez que habláramos…

Y así fue. El domingo siguiente llamó una tía para decir que había muerto.

en los 80's Esa fue la última vez. Fue una llamada de 2 minutos, pero dijimos más cosas que en muchos años. Me da pena que las cosas se hayan dado como se dieron. Él me enseñó de música y me heredó el gusto por la literatura y el cine. Recuerdo que cuando era chica me decía que me iba a tomar en brazos hasta que tuviera 15 años, y yo me imaginaba bailando con él el día de mi matrimonio… ninguna de las dos cosas pasaron, ni compartimos todo el tiempo que debimos hacerlo… pero sé que en el lugar donde esté, hay una parte de mi corazón en el de él, así como él va siempre en el mío.

 CB

 Picasso’s Last Words (Drink to me) – Paul McCartney

Anuncios