Good day, bad day

Cuando era chica, pero muy chica, mi papá siempre conseguía para mi algunos libros de inglés. Eran de esos para niños, con hartos dibujos y colores, para que el aprendizaje fuera didáctico. Recuerdo que siempre a la mitad de cualquiera de los libros, venía la historia de dos niñitos. Primero, era la vida de un niño feliz, que se levantaba temprano para ir al colegio, en un día soleado. Llegaba a clases con una manzana, le tomaban la lección, le ponían una carita feliz y el niño se devolvía a su casa saltando de felicidad, cortando flores del camino para llevarle a su mamá, quién lo recibía con los brazos abiertos y una rica once. Esa era la historia titulada “Good day”.

En la otra página venía el “Bad day”, donde el vecino del niñito feliz se da cuenta que se queda dormido, porque su despertador no sonó, y el día está muy nublado. No toma desayuno, llega tarde al colegio, no alcanzó a repasar su lección y la profesora le puso una carita triste. Cuando se devuelve a su casa sobeando, se pone a llover y no llevaba paraguas. La nube lo sigue hasta su casa, donde nadie lo espera y, más encima, se da cuenta que no llevó las llaves.

Hoy —para mi— fue uno de esos días…

CB

 

Anuncios

Un pensamiento en “Good day, bad day

  1. yo para mi fue un mal dia. y es la constante: es tan inestable estar bien/mal, que hay que soportarse

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s